Subir

Cuando viajas sola…

Viajar sola es la mejor oportunidad de conocerte sin siquiera esperar que eso pase.

Pueden escucharlo acá!

Es normal sentir miedo, mucho miedo, a lo desconocido, pero ¿cómo puedes tener miedo a algo que no conoces?, LO SÉ! Me incluyo, se nos ponen los nervios nerviosos y se nos viene a la cabeza- Y si me pierdo – y si me roban – y si pasa algo malo – bueno pues bien, eso también hace parte del paseo pero lo mejor es no pensar en que algo malo sucederá!

 

Es hora de atreverse, las veces que he viajado sola la he pasado maravilloso, pero ¿saben por qué? Porque me descubro. Debo contarles que a mí se me dificulta mucho hablar por pena y los viajes me han enseñado a perder esa pena, ese temor a ser la burla, el estupidicimo que dirán!. Lugares como Italia, Camboya, y en ciudades como Shanghai o Beijing, no se hablaba mucho ingles, pero yo buscaba la manera de expresarme, yo preguntaba, PREGUNTABA, MUCHAS VECES, porque ese era uno de mis grandes miedos, y ¿por qué estaba ahi enfrentándolo?, porque ya era hora, porque no había de otra, porque ese miedo no existía y era parte de una inseguridad que ya no está.

 

Cuando viajas sola, te conoces y encuentras características nuevas en ti que nunca hubieses imaginado existían, conoces ese otro lado de la luna que no sabia salir, y que definitivamente no es malo, te sientes libre, sientes que nadie te juzga, te sientes única en medio de tantas personas, te sientes capaz, fuerte, independiente, mas valiosa y mas maravillosa y es importante que sepas que eres todo eso, aquí y en cualquier viaje. Esto se logra cuando entiendes que la única persona de la que dependes es de ti misma, y debes confiar en ti porque no hay nadie mas, no tienes tiempo para dudar, sigues tu intuición, la voz de adentro, sonríes sin motivo por las calles, comes lo que te llama la atención y llegas a eso lugares que tanto soñaste.

 

 

Cuando viajas sola, no tienes quien te tome las fotos, pero te acostumbras a que la foto debe reflejar lo que estas sintiendo sin necesidad que se te vea el rostro, te enamoras de ti, de tus capacidades y de cada lugar, nadie va a ver lo que tu ves del mismo modo, tu vas a valorar detalles que otros no y no tienes que explicar, porque de repente te detuviste a contemplar la esquina de una edificio, una pareja tomada de la mano o una abuelita.

Todo lo que pasas para llegar, la gente que vez, las calles que recorres y caminas, los trenes, metros o buses que tomas, las personas a las que les preguntas, los lugares donde comes, las sonrisas que vas guardando en tus memorias, todo eso es lo que vale!

Cuando viajas sola es porque es hora de escuchar tu propia voz, la de adentro que a veces ignoras por el ruido de afuera y no te permite ser tu misma!, me incluyo, no nos permitimos ser nosotras mismas!

 

Agarra ese miedo y llévatelo a viajar para mostrarte que era una ilusión.